¿Cuál es mi patrón de RIZO?

¿Cuál es mi patrón de RIZO?

Saber tu tipo de cabello y onda te puede ayudar a encontrar el método perfecto de rutina para lograr un pelo sano, brillante y definido.

Para determinar los productos idóneos es importante conocer al menos el tipo de cabello, su grosor, porosidad, la oleosidad y la elasticidad de tu pelo. ¡Quédate para descubrir todo lo que necesitas saber antes de dar el primer paso!


¿Por qué es importante saber cuál es mi tipo de rizo?

El patrón de tu cabello es un factor importante, ya que, si estás empezando, lo mejor es construir una rutina sencilla y básica que sea sana y natural. Es obvio que hay cosas de antemano que ya sabes de ti misma y de tu melena, así que, antes de que sigas: debes descartar los productos que no sean adecuados para ti. Por ejemplo, si tienes el pelo liso, los productos afro no son para ti. Y si tu pelo es ondulado, descarta aquellos en los que puedan secar de más tu pelo, ya que lo normal es que necesites más hidratación.

 

Lo primero que debes hacer al empezar una rutina curly de autocuidado consciente es ¡no agobiarte! Con el método, es muy probable que el patrón de tu pelo cambie y se vaya alterando probablemente tanto que casi no lo reconocerás. Muchas personas, en un principio, tienen un patrón y, con el tiempo, se van dando cuenta de que es otro muy distinto, y es que el pelo va cambiando según avanzas y tu rizo real empieza a sanar y a surgir totalmente renovado. Si además tu pelo está dañado por culpa de productos tóxicos, tintes, mechas o alisados, la diferencia que irás observando será muy notable.

 

Antes de meterte de lleno en el Curly Method:

Es importante tener claro que el método curly es una técnica que te ayuda a dominar y hacer florecer un cabello 100% natural con tus ondas, rizos e incluso en cabellos lisos, sin necesidad de productos químicos, planchas, ni secadores de calor que dañan aún más la estructura real de tu melena. Para que nos entendamos: aunque esta rutina lleve de apellido curly, hay una base apta para todo tipo de cabello, que se personalizará de acuerdo a las necesidades de cada melena.

 

El momento perfecto para conocer el tipo de cabello y rizo que tienes debe ser cuando el cabello está completamente sano e hidratado. Si consideras que tu cabello ha sufrido mucho, lo ideal es que comiences una rutina básica e implementes unos cuidados primordiales que te ayuden a recuperar la fuerza y salubridad de tu pelo. Y, cuando notes este cambio (y te aseguramos que, si implementas la rutina, lo notarás), analices correctamente tu cabello.

 

Punto de partida: ¿cuál es mi tipo de rizo?

Aquí, te daremos los tips más sencillos para descubrir rápidamente qué tipo de melena tienes y cómo debes potenciarla.

 En general, hay cuatro tipos diferentes de cabellos, que se subdividen en otras variantes. Los más importantes, y por donde tienes que empezar, es en las primeras categorías: tipo 1 (liso), tipo 2 (ondulado), tipo 3 (rizado) y tipo 4 (afro). Las categorías se dividen en subgrupos A, B o C, ya que, dependiendo del tipo de onda, rizo, o espiral, tu pelo tenderá más a un subgrupo que a otro. Pero, ¡recuerda! Tu cabello puede compartir distintas características y categorías, así que lo ideal es que puedas tener claro qué formas son las más parecidas a tu cabello.

 Teniendo en cuenta esta clasificación del cabello y sus texturas, debes tender a usar productos de cosmética natural personalizados para cuidarte, sin necesidad de químicos e ingredientes perjudiciales a largo plazo, para sacar todo el potencial de tu cabello con muy poco. Además, guardarás para siempre en el cajón todo tipo de tenacillas, planchas y secadores.

 

Directas a la meta: ¿cómo clasifico mi cabello?

Tipo 1: El Cabello Liso:

Este tipo es el de los cabellos completamente lisos y quizás tenderá a generar alguna onda muy delicada y suave. Sus subtipos son los siguientes:

  • 1 A: destaca por ser el más liso de todos. Apenas presenta volumen, es recto y muy fino.
  • 1 B: este tipo de cabello listo es un poco más grueso y tiene más forma, con un poco más de volumen que el anterior.
  • 1 C: el pelo es más grueso y tiene más forma, por lo que sí que podrá tener más volumen, quizás producidas por algunas curvitas, pero que no son ondas. Aunque es un pelo fino, aguanta los peinados tanto como los pelos ondulados.

 

Recomendaciones para el cuidado del cabello tipo 1:

  • Utiliza siempre productos ligeros para su cuidado.
  • Si es necesario, utiliza líneas específicas para el cabello graso sobre todo a la hora de lavarlo. Es esencial que la raíz esté muy limpia.
  • Los productos que aportan volumen son una muy buena opción.
  • Lávalo con frecuencia pero nunca de manera exagerada, ya que puede favorecer a que aumente la grasa. Dejar un intervalo de 1 o 2 días en algunos casos ayuda a regular la grasa.
  • El aire del secador no debe ser demasiado denso ni caluroso. Utilízalo en las puntas.
  • Es importante añadir un buen reparador de puntas abiertas a tu rutina.



Tipo 2: El Cabello Ondulado o Wavy:

Una melena ondulada tiene unas ondas en forma de S, y aunque es más liso en la raíz, a partir de medias a puntas empieza a tener una ligera curvatura y mayor volumen. Este cabello es muy difícil de catalogar, porque tiende a encresparse fácilmente y cuesta mucho mantener su definición. Pero, si lo hidratas, el volumen y sus ondas serán completamente hechizantes e impactantes. Hay tres divisiones en el tipo 2:

  • 2 A: cuando el cabello tiende a ser entre ondulado y liso. Este tipo presenta una forma muy ligera en forma de S, las raíces son bastante lisas y no suele tener un gran volumen a pesar de sus suaves ondas; ya que el pelo suele ser finito.
  • 2 B: en este caso, el cabello tiene una S más marcada, además, desde el cuero cabelludo se nota un poco más la onda y tiene más volumen. Al ser más grueso, tiende a encresparse y pierde la onda fácilmente.
  • 2 C: en el cabello 2C, las ondas están más marcadas, incluso puede formar espirales más definidas que en los dos anteriores. Las espirales comienzan desde arriba y se ve muy voluminoso. Al igual que el 2B, tiende a encresparse.

 

Recomendaciones para el cuidado del cabello tipo 2:

  • Utilia productos de textura ligera que no apelmacen pero que te ayuden a mantener la definición de las ondas y evitar el encrespamiento.
  • Además, evita los productos que contengan muchos aceites.
  • Si sueles utilizar un leave-in antes de definir el pelo y sientes que es demasiado pesado para tu cabello, enjuágalo un poco con agua. El leave-in será un gran aliado porque contendrá el frizz, pero recuerda no abusar de las cantidades.
  • Después de aplicar el gel o mousse, utiliza la técnica “popping”, y si quieres unas ondas más definidas puedes usar un difusor.
  • Evita usar secador a altas temperaturas y gran potencia.
  • Empieza con pequeñas cantidades y ve aumentando paulatinamente si consideras que tu cabello soportará el peso de más producto.

 

Tipo 3: Cabello Rizado o Curly:

Este tipo de melena muestra unos cabellos con rizos más definidos y elásticos, formando espirales o bucles mucho más definidos. Tene mucho más volumen que los del tipo 2, y también tiende a encresparse si la melena no está bien hidratada o dañada. Suelen perder su definición natural cuando no recibe los nutrientes necesarios, ya que los aceites que genera el cabello no son espesos y no llegan a las puntas al tener tantas curvas y ondas. El tipo 3 también está dividido en tres subgrupos:

  • 3 A: cuenta con más definición que el 2C, pero, a diferencia de éste, sus rizos en forma de S son mucho más definidos y elásticos. También son de una circunferencia mayor y suelen ser más suaves.
  • 3 B: los rizos son más pequeños y las espirales están más apretadas. Tiene un gran volumen y las ondas no se deshacen fácilmente.
  • 3 C: este cabello tiene unos rizos muy definidos y compactos. El volumen cambia notablemente y los rizos se contraen mucho más, y su elasticidad es más resistente.

 

Recomendaciones para el cuidado del cabello tipo 3:

  • Esta categoría tiende al encrespamiento en general: añade cremas de peinado o geles fijadores para evitar la aparición del frizz y la pérdida de definición.
  • Recomendamos alternar los lavados con cowash y champú lowpoo para mantenerlo más hidratado.
  • Prueba a moldear el cabello cuando esté empapado, ya que será mucho más manejable. El uso de geles con humectantes puede beneficiar a tu cabello.
  • El mejor aliado será un peine de púas separadas, así, el producto se repartirá por todas las hebras.
  • Si quieres que tus rizos queden más definidos, estruja el cabello con las manos para activar aún mas los rizos.
  • Centra los cuidados en la hidratación. El rizo no se deshace fácilmente y suele ser un cabello voluminoso, por lo que puedes utilizar el leave-in sin miedo a que se apelmace.
  • Usa aceites y cremas para mantener las hebras selladas y en su sitio.
  • Cuando notes que tu pelo rizado tiene una gran acumulación de productos, un champú clarificante será tu mejor aliado.

 

Tipo 4: Cabello Muy Rizado, Coily o Afro:

El cabello tipo Coily o Afro es el cabello por excelencia más delicado de todos. Su forma de “zig-zag”o Z se describe por un cabello de rizos muy pequeños, densos y de baja definición. Al tener menos capas de cutícula, tiende a deshidratarse rápidamente, por lo que es importante generar una buena rutina de hidratación. Al igual que las demás categorías, se divide en tres:

  • 4 A: son rizos muy pequeños, apretados y suelen tender a una forma más cilíndrica. Destaca por ser bastante frágil, crespo, poroso y con una hebra delgada. El patrón de rizo es más de rizo cerrado en forma de S cerrada que en forma de Z. También este patrón retiene mejor la humedad y se “encoge” menos.
  • 4 B: sus rizos son más pequeños que el 4 A, el largo se reduce hasta un 70-80% y su brillo tiende a ser menos satinado. Las puntas suelen ser más definidas que las raíces, el patrón pasa de ser en forma de S a forma de Z y hay que cuidarlo correctamente ya que el pelo suele romperse con facilidad si no se cuida adecuadamente.
  • 4 C: es por excelencia el pelo afro con un rizo muy poco definido, poroso y es el más frágil de todos. También tiene una forma de zig-zag, con rizos pequeños y apretados. El tipo de porosidad provoca que pierdan rápidamente humedad y tienden a romperse mucho.

 

Recomendaciones para el cuidado del cabello tipo 4:

  •   La técnica de co-wash es la más recomendable, junto con un buen acondicionador desenredante para evitar resecar el pelo en exceso.
  •   Regularmente, haz una rutina de hidratación profunda. La mejor opción es el cuidado usando la técnica LOC (leave in, aceite y crema).
  •   Benefíciate de los productos ricos en aceites que ayuden a sellar la cutícula y retener dentro la hidratación que le aportamos. Es importante sellar la humedad con mantecas y aceites para potenciar el brillo.
  •   Aplica con el cabello mojado leave-in de raíz a puntas para controlar el frizz, no tengas miedo a apelmazar el pelo ya que necesita mucha hidratación y eso le beneficiará.
  •   Una buenísima técnica para mejorar la definición del rizo es la técnica fingers coins.
  •   Para añadir definición y longitud a los rizos, usa trenzas o nudos bantú, son ideales para lucir un cabello brillante y unos rizos definidos.

 

La meta: un mundo de autocuidado naturalmente consciente:

¡Y hasta aquí hemos llegado! Sabemos que, si estás entrando en el mundo curly y de rutinas saludables, naturales y de autocuidado consciente, puede que estés un poco saturada con tanta información.

Hemos estado en ese lugar, así que, desde la experiencia, si estas empezando, lo mejor es que vayas paso a paso. Primero, ten claro cuál es el estado de tu cabello y el tipo de pelo y rizo que tienes. Empezar con una rutina básica de cuidado es ideal para potenciar el brillo, hidratación, ondas y decirle adiós al frizz, nudos y sequedad.

 ¡Recuerda! Es muy probable que compartas distintas categorías o subcategorías y no pasa nada. Lo ideal es que empieces con una base estable y continua para descubrir el patrón de tu pelo, y siempre podrás contar con nuestro equipo.

Así que, si necesitas asesoramiento personalizado, puedes escribirnos info@keymescosmetics.com, y te ayudaremos a encontrar tu método totalmente perfecto para ti. Envíanos una foto de tu cabello y cuéntanos el estado en el que sientes que está y te asesoraremos de la mejor manera posible. ¡Fácil y gratis!

Te damos la bienvenida al mundo curly, no dudes en descubrir otros artículos recomendados de nuestra web.

Regresar al blog